25 octubre, 2020
Desde Cabo Cañaveral, Florida, USA

Nasa, spaceX y EE.UU; nuevamente llegan al espacio por sus propios medios

"La Nasa spaceX vuelven a sacar las garras"

El orgulloso pecho del estadounidense se vuelve a inflar. El hecho que la primera potencia pueda volver al espacio sin depender de otros, especialmente de los rusos, es sinónimo de festejo y alegría.

Después del intento fallido en la semana, SpaceX lanzó su histórico primer vuelo espacial tripulado con dos astronautas de la NASA, Doug Hurley y Bob Behnken, a la Estación Espacial Internacional. El lanzamiento del cohete Falcon 9 con la cápsula Crew Dragon de SpaceX ocurrió a las 16.22 hora argentina (19H22 GMT) desde el Centro Espacial Kennedy en Cabo Cañaveral, Florida, con la del presidente Donald Trump y del vicepresidente Mike Pence. La plataforma de lanzamiento elegida fue la 39A, la misma en la que el hombre despegó hacia la Luna y donde el último transbordador espacial, Atlantis, dijo adiós en 2011.

“Este es un gran momento en el tiempo. Han pasado nueve años desde que tuvimos esta oportunidad”, exclamó emocionado el administrador de la NASA, Jim Bridenstine en la víspera del lanzamiento, que se lo puede calificar de histórico por múltiples aspectos. No solamente es el primero en llevar astronautas desde suelo estadounidense en los últimos 9 años sin depender de otros países, sino que también es el primero que se realiza en colaboración con una empresa privada, como lo es SpaceX, cuyo dueño es el excéntrico empresario Elon Musk.

“Es un hito interno para EEUU el poder volver al espacio por sus propios medios. No era algo agradable para ellos o que los hiciera sentir cómodos el depender de los rusos para acceder al espacio, aunque tengan acuerdos espaciales. Para la política estadounidense los vuelve a colocar en una situación de independencia”, explicó a Infobae el ingeniero Raúl Kulichevsky, Director Ejecutivo y Técnico de la Comisión Nacional de Actividades Espaciales, más conocida como CONAE, que es la agencia del Gobierno responsable del Plan Nacional Espacial de Argentina.

Respecto, a la gran novedad que implica la inserción de una empresa privada como SpaceX que colabore para que esto pueda ser posible, Kulichevsky resaltó que “esto demuestra la cada vez más importante actividad del sector privado en el aspecto espacial; no tanto por el avance tecnológico, porque los lanzamientos con humanos ya tienen varios años, sino por el crecimiento que tiene cada día y los planes espaciales que se pueden ampliar. Esto no significa un reemplazo del sector estatal por el privado. SpaceX llegó a la madurez que hoy tiene gracias a la vasta experiencia de la NASA, que tuvo la visión estratégica de asignar una parte del desarrollo espacial a esta compañía privada, como también a Boeing, que está desarrollando su propia cápsula”.